Para entrar en el concepto ‘Resignacción’, creo necesario explicar antes en que consiste el sentimiento Resignación.

¿Qué es la Resignación?

Inicialmente se siente decepción por impotencia, después decepción por no poder cambiar los hechos y finalmente desilusión.

¿Como opera en nosotros la Resignación?

Llegados a este punto, el desencanto, no hay mas salida que la aceptación de esa incapacidad o de esa imposición externa. No hay que confundir acatar con conformarse.  En este caso se acepta, como parte del proceso de resignarse, pero la clave es no conformarse.

En resumen, la Resignación surge a partir de la DECEPCIÓN e IMPOTENCIA ante una ilusión o deseo que no nos ha sido posible alcanzar o realizar plenamente, generando en el mejor de los casos  ACEPTACIÓN ante la ADVERSIDAD y NO CONFORMANDONOS CON ELLO y en el peor,  jaqueándonos y PARALIZANDONOS.

Cuantas veces decimos: “ya no podemos hacer nada más, solo nos queda la resignación”.

¿Que expresamos al decir: ‘Me Resigno’?

La Resignación parte de una entrega voluntaria que alguien hace de sí poniéndose en las manos y a voluntad de otro u otros. Es una renuncia a uno  en pro de aceptar la adversidad de lo que está ante nosotros.

Y ahora, ¿Qué es la RESIGNACCIÓN?

Es entonces cuando llegamos a un concepto nuevo que auna dos términos antagonistas o opuestos -resignarse y acción –  o lo que es lo mismo RESIGNACCIÓN y que da cuerpo a la idea de como tomarse las cosas que aparentemente no pueden cambiarse, o eso pensamos, de un modo positivo y consciente.

‘RESIGNACCIÓN’ o la resignación positivamente canalizada, la defino como aquello que acontece en uno cuando al darnos cuenta de algo que nos ha sucedido, nos sucedió o nos sucederá, al sentir el peso de la impotencia, lo compensamos poniéndonos en movimiento, con tal de contrarrestar dicho efecto sobre nuestra voluntad, que es el efecto contrario a la resignación original.

Es sencillo, a veces es mas fácil decirnos: “ya no podemos hacer nada más…  Si esto no fluye que no fluya…  Deja que pase. Ya pasará… ”, por decir algunos ejemplos que he escuchado en consulta y fuera de ella en este último mes.

Matizo los casos que tienen que ver con algo que se decide entre dos o entre varios, donde uno no será el responsable último de lo que suceda, sino que será el consenso entre las partes el que tendrá la última palabra, como es natural, sin que ello le quite fuerza a que cada uno, dentro del respeto mutuo, mantenga o defienda su punto de vista para encontrar la mejor solución al tema a resolver.

******

La ‘RESIGNACCIÓN’  viene vinculada a la ‘responsabilidad’ con la que se debe actuar para no quedar preso o paralizado, sino ‘hacer’, ponerse en acción, evitando por un lado padecer absurdamente y por otro llegar a conseguir lo que se desea partiendo de la entera generosidad y consciencia.

******

El punto de partida debe ser nuestra ‘voluntad del hacer’ unido al deseo, que será el motor que la alimente y nutra.

Sin tener claro lo que deseo, no es posible que mi voluntad se ponga en marcha, para la consecución de ese algo que ha de partir de uno mismo y será el libre albedrío, lo que hará que ese ser se ponga en marcha haciéndolo al servicio del azar y en ese sentido habrá carencia de deseo real de llevar a termino dicha meta, ‘porque nunca me la propuse’.

Quizá suena extraño, hay a quién le parecerá absurdo, realmente no es nada nuevo lo que expongo aquí, pero quizá conceptualizarlo como ‘RESIGNACCIÓN’, ayude a tenerlo como un referente sencillo para llegar a conseguir aprehenderlo o hacerlo propio.

Para poner vivir desde la ‘RESIGNACCIÓN’ -o Resignación positiva- se precisan tres pilares:

1- Conocerme,

2- Ser consciente de mis capacidades reales,

3- Identificar mis limitaciones.

Conociéndome, sabré identificar mis capacidades y mis limitaciones, que me frena y que me impulsa, y por lo tanto tendré claro que deseo quiero llevar a termino y si realmente es factible a nivel realista, o si no lo es.

En conclusión, identifica el deseo que quieres llevar a termino, y ante la adversidad descubre como mediante una ‘acción’ que parte de la aceptación de los limites, y no de un conformarse,  la resignación se diluye en pro de aquello hacia lo que te encamines.

******

¡Sino mira una semilla, que mas allá de muchos factores ajenos a ella, es capaz de germinar en los lugares mas inesperados del mundo porque esa es su verdadera naturaleza!

******

Sheila Estévez Vallejo,

Psicóloga Col. 16413, Miembro del COPC desde 2006

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies