Se habla de empatía, de amor, de sencillez, de paz, de aquí y ahora… Son diferentes formas de hablar de lo mismo, la Sensibilidad.

Me explico.

Cuando uno es capaz de estar en el presente mostrando atención, accesibilidad y sentimiento, es lo que el otro percibe como Sensibilidad.

Para llegar al punto de transmitirla, primero hay que sentirla.

Quien esté familiarizado con el mundo del arte lo percibirá con facilidad.

La imagen de una mujer amamantando a su bebé, un niño aprendiendo a dibujar sus primeros trazos con un pincel, o el hombre que pone una manta sobre su hermano en el porche de su casa, transmiten presencia, emoción… Sensibilidad.

Como vemos, la hay de diferentes tipos: desde la que se sublima a nivel artístico, a la que da forma y cuerpo a los vínculos que formamos con la gente que nos rodea, no siendo una excluyente de la otra, sino alimentando todo ello a la personalidad resultante .

Siempre ha sido complicada de conseguir y más en la era en que vivimos, repleta de estímulos y distracciones. ¡Estamos tan acostumbrados a huir de nuestros problemas evadiéndonos de la realidad!…

******

Para conseguir transmitir Sensibilidad, esta tiene que predominar en nuestro ‘yo’.

******

¿Cómo conseguirlo?

Una persona que transmite sensibilidad, no tiene miedo a mostrarse, porque lo que piensa, lo que siente, lo que hace y lo por tanto lo que dice, está en equilibrio, no hay disonancia interna, no hay conflicto.

******

Aprendamos a darnos cuenta de si nuestra mente, corazón y acción van en el mismo sentido. Solo así llegaremos a conectar con quienes somos y dejaremos paso a lo mas verdadero y genuino que existe en nosotros, la Sensibilidad.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies